Hombre cubierto por un paragüas como lo haría un seguro de responsabilidad civil

Seguro de Responsabilidad Civil Consejeros y Directivos, 4 razones para tenerlo muy en cuenta

Tras dos décadas de asentamiento en el mercado asegurador y después de haber adquirido protagonismo durante la peor crisis económica que recordamos, nadie duda que el Seguro de Responsabilidad Civil para los Administradores y Directivos es una de las herramientas indispensables con las que debe contar la gestión de riesgos de cualquier empresa. El patrimonio de las personas que gestionan la empresa se ha convertido en uno de los valores a proteger. Sin embargo, este tipo de seguro sigue siendo el gran desconocido.

4 razones por las que plantearse la transferencia del riesgo a una compañía aseguradora

  • En primer lugar, porque el riesgo existe. Ya han pasado los tiempos del “esto no puede ocurrirme a mí”. En estos momentos, el mayor volumen de reclamaciones se está produciendo en empresas de tamaño medio y pequeño (aunque no aparezcan en los titulares de los periódicos).
  • Porque, además, es un riesgo cuantitativamente muy importante. Estamos ante un ramo de seguros con una frecuencia de siniestros baja (entendiendo frecuencia como el ratio existente entre número de pólizas y número de siniestros). Sin embargo, la intensidad (es decir, el coste económico de los siniestros) es muy alto, no tanto por el volumen de las indemnizaciones, sino por los enormes gastos en concepto de defensa jurídica que originan (gasto de defensa jurídica que, por supuesto, forman parte de las coberturas de estos seguros).
  • Porque además, es un riesgo patrimonial importante que viene excluido expresamente en las pólizas de Responsabilidad Civil General que tenemos contratadas en nuestras empresas (de una parte, porque esas pólizas generales no cubren el Daño Patrimonial Puro –es decir, aquel que no proviene de un daño material o personal– y, por otra, porque es habitual que aparezca en el apartado de “Exclusiones” una específica para las reclamaciones derivadas de hechos vinculados a la gestión o dirección de la empresa).
  • Porque además de ser un riesgo real, económicamente importante y no cubierto por los seguros generales, afecta a los patrimonios personales de las personas aseguradas (y, por ende, al de sus familias, a todo aquello que más apreciamos).

¿Tienes alguna duda?

CONTACTA
CON EL GURÚ DE LOS SEGUROS

Un equipo de profesionales para asesorarte.