Responsabilidad Civil General frente a Responsabilidad Civil Profesional

Responsabilidad Civil General frente a Responsabilidad Civil Profesional

El código civil establece que quien por acción u omisión cause daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado. De ahí nace el concepto de responsabilidad civil, que se refiere a los daños y perjuicios ocasionados a un tercero en el ámbito de nuestra actividad, pero que no sea consecuencia de un error en nuestro ejercicio profesional. Por ejemplo, si un cliente de una gestoría resbala en el suelo recién encerado de la misma, puede exigir la reparación de los daños sufridos en la caída.

Frente a esta responsabilidad civil general, existe la responsabilidad civil profesional, que se refiere a los daños y perjuicios que se generen a causa de un error en el ejercicio de nuestra actividad profesional. En el ejemplo de la gestoría, si los impuestos de un cliente no se presentan a tiempo y éste debe hacer frente a una sanción, podría reclamar el resarcimiento a su gestor por su actuación negligente. 

Es importante conocer la diferencia entre estos dos ámbitos del derecho y asegurarnos de que tenemos contratado el seguro adecuado a nuestro tipo de actividad, pues los seguros de responsabilidad civil general y los de responsabilidad civil profesional no son necesariamente los mismos.

Nadie está libre de cometer un error en su trabajo, y en determinadas profesiones los errores pueden acarrear graves consecuencias con importantes repercusiones económicas. Todavía hay muchas personas que asocian los seguros de responsabilidad civil profesional a un reducido número de actividades como la medicina o la abogacía, pero existe otra multitud de profesiones en las que resultan igualmente necesarios. Un tatuador que realice mal un tatuaje, un traductor que se equivoque al traducir las instrucciones de mantenimiento de un aparato, o un esteticista que lastime las manos de un cliente durante una manicura pueden ver su negocio en aprietos si sólo tienen asegurada la responsabilidad civil general y no la profesional. ¡No dejes que un error indebidamente asegurado malogre el esfuerzo de años de trabajo!

¿Tienes alguna duda?

CONTACTA
CON EL GURÚ DE LOS SEGUROS

Un equipo de profesionales para asesorarte.